Cómo abordar la salud mental en el liderazgo de equipos

Los problemas de salud mental son un grave contratiempo contra la productividad de cualquier gran empresa. En Estados Unidos, 400 millones de días de trabajo se pierden anualmente por culpa de la depresión, según los últimos datos programa Partnership for Workplace Mental Health. Esta cifra ni siquiera incluye los problemas de estrés o ansiedad, que son mucho más comunes.

Según la Asociación Española de Psiquiatría Privada, hay seis millones de personas en España con ansiedad, siendo la causa del 10% del absentismo laboral. Además, estos problemas cada vez afectan a más gente, con un porcentaje en alza continua desde el comienzo de la crisis en 2007.

El coste de los problemas de salud mental en la empresa es muy elevado. No solo estamos hablando de las bajas laborales sino también de la rotación de empleados, el absentismo o la bajada de la productividad, que puede superar el 50% según la Global Mental Health Organization.

Sin embargo, los gerentes y líderes de equipo se suelen mostrar reacios e incómodos para hablar de estos temas con sus colegas. De forma general, sienten que no están dotados con las habilidades que necesitan. Esto tiene fácil remedio, hay soluciones satisfactorias para empleados y empresas que harán que el equipo recupere su rendimiento.

Entonces, ¿qué puede hacer personalmente para crear un lugar de trabajo más productivo y saludable? Los expertos en salud mental aconsejan, como líder, que no tenga miedo de abordar la situación de una manera abierta y constructiva.

salud mental y liderazgo

Desde Experteer.com nos ofrecen los siguientes consejos:

1. Conoce las señales y síntomas más comunes

Es importante saber distinguir entre manías, caprichos y problemas reales de salud mental como la depresión o la ansiedad. Existen una serie de señales tempranas de advertencia ante las que debemos estar alerta.

Algunas de estas señales son mala memoria o concentración, falta de compromiso social, menores niveles de energía… Si vemos que el comportamiento de un empleado está cambiando, puede que sea causado por una enfermedad mental que haya que tratar y atajar.

2. Crea un lugar seguro para el diálogo abierto

Los problemas de salud mental en la empresa pueden costar mucho tiempo y dinero. La razón principal es el gran estigma que hay acerca de discutirlos abiertamente. Esta barrera tiene que ser rota. Los empleados deben sentirse seguros para informar de lo que les está ocurriendo. Es importante ponerse a disposición de los mismos y tener una actitud abierta y de escucha. Mientras escuchamos, no debemos mirar el reloj ni parecer impacientes.

El objetivo es que se pueda hablar en el equipo de las enfermedades mentales como cualquier otra enfermedad (lo que es). Así se establecen nuevas sinergias de apoyo y se consigue un mayor beneficio mutuo.

3. Comparte tus propias experiencias personales

La mejor manera de conseguir que los empleados hablen abiertamente del tema es si el líder de equipo abre el diálogo. Es habitual que un empleado tema que este tipo de información personal pueda afectar su seguridad laboral o a la opinión de sus compañeros. Sin embargo, hablar abiertamente de estas cuestiones cohesiona el equipo y ayuda a identificar posibles riesgos antes de que se produzcan.

Un claro ejemplo de esta actitud es el libro Pulling the Trigger: Ocd, Anxiety, Panic Attacks and Related Depression (Aprentando el Gatillo: TOC, Ansiedad, Ataques de Pánico y Depresión Relacionada) del filántropo Adam Shaw, que cuenta como el empresario discutió abiertamente con su equipo sobre su trastorno obsesivo-compulsivo.

4. Ofrece asistencia

Como líder de equipo, es tu responsabilidad conocer las ofertas y facilidades de tu compañía para asistir en salud mental. Si no las hay, busca panfletos y comparte información para el equipo. No solo se trata de que puedan hablar contigo de los problemas que les surgen en el puesto de trabajo sino también hay que proporcionarles recursos específicos en caso de que necesiten buscar un tratamiento.

Según la organización estadounidense Employer’s Health Coalition, la pérdida de productividad producto de una depresión cuesta cuatro veces más a la empresa que su tratamiento, por lo que ofrecer el tratamiento resulta más que rentable.

5. Promueve la salud mental

Con una atmósfera de trabajo que promueva la salud mental todos salimos ganando. No solo se trata de ofrecer tratamiento sino también de abordar aspectos preventivos. Hacer seminarios sobre cómo hacer frente a un ataque de ansiedad o frenar el estrés puede ayudar a que el equipo sea mucho más eficaz. Se trata de mejorar el rendimiento de los empleados y agregar valor añadido al lugar de trabajo.

Así, también se podrá evitar los estresores o desencadenantes de pánico, haciendo que los trabajadores sepan cómo sobrellevar la presión propia del puesto. No solo se tratan de medidas que favorecen a los empleados sino también a la propia empresa al crear una cultura empresarial que cuida, atrae y retiene al talento. Las estadísticas muestran que uno de cada cinco empleados tiene algún problema de salud mental.

Esto significa que, probablemente, alguien de tu equipo estará batallando con el mismo en este mismo momento. Esfuérzate en extender la mano. Basta con un café rápido para preguntar cómo lo están haciendo o un debate franco sobre el comportamiento en cuestión que le preocupa. Ser un buen líder supone ser capaz de salir de tu camino para asegurarte que todos los aspectos del equipo, incluso la salud mental, están funcionando a la perfección.

Fuente Experteer.com / Asociación Española de Psiquiatría Privada

About Author:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *