Ingeniero senior como solución a la brecha generacional

Muchos ingenieros senior descubren que pueden tener una segunda vida profesional como coach o consultor freelance. Tras trabajar durante décadas en la industria, es tentador probar nuevos desafíos intelectuales como emprendedor o consultor, aprovechando una larga y exitosa carrera profesional como experto o directivo. Según el Employee Benefit Research Institute, el 65% de los empleados tiene previsto seguir trabajando tras la jubilación. De ellos, solo un 25% quiere hacerlo porque necesite un ingreso económico y el resto solo quieren seguir dedicándose a una actividad que aman.

Las empresas no solo buscan ingenieros senior para cubrir puestos de interim managers en algún proyecto concreto, sino también como expertos técnico, coaches de equipo o facilitadores de conocimiento.

Jorge M. Pérez es ingeniero industrial y experto en eficiencia operacional en empresas productivas. Jorge, que trabaja en la actualidad en diversos proyectos empresariales, destaca la creciente necesidad en contratar perfiles profesionales externos, que lideren determinado tipo de proyectos, principalmente no vinculados al core de su actividad: ”el conocimiento  y el expertise son valores que, muchas veces, no se encuentran en la propia empresa, o que encontrándose, no existen el tiempo y dedicación necesarios para una buena ejecución.  El aporte de visiones no contaminadas, el foco en el proyecto y el trabajo por objetivos, hacen de este tipo de profesionales un valor en alza para el pilotaje de estos proyectos”.

Se tiende a pensar que las empresas solo buscan millennials para cubrir sus vacantes. Sin embargo, la experiencia técnica, la práctica profesional y el conocimiento profundo tras décadas de experiencia, siguen siendo un valor en alza en el mercado laboral. En muchas ocasiones, la colaboración se mantiene con la compañía, donde se trabajaba anteriormente, para retener el conocimiento y la experiencia, evitando así los inconvenientes producidos por la brecha generacional.

Hay que tener en cuenta que no hace falta trabajar a tiempo completo o de forma presencial. Como consultor, profesional independiente, coach o interim manager, se puede conseguir un equilibrio mayor entre el trabajo y la vida personal. Hay diferentes proyectos de ingeniería, tanto a corto como a largo plazo, que ofrecen flexibilidad en los horarios. También permiten el teletrabajo en la mayor parte de las ocasiones mediante un software de colaboración empresarial preparado para el remoto.

ingeniero coach

¿Cómo reconvertirse como ingeniero consultor?

 

Si esta idea te resulta interesante, es el momento de ponerse manos a la obra. Para poder seguir trabajando como experto, es fundamental mantener nuestras habilidades técnicas. Al pasar a ser independientes, ya no podremos depender de que la compañía pague por nuestro desarrollo profesional. Nos tocará invertir a nosotros mismos para seguir al día.

Leer publicaciones profesionales nos ayudará a estar al tanto de todos los desarrollos importantes en nuestro campo y a estar preparados para hacer cursos de capacitación que nos faciliten la mejora de nuestras habilidades. Mantenerse actualizado puede ser la diferencia entre no tener ningún proyecto y ser un consultor muy solicitado.

Trabajar con una empresa de servicios de interim management puede ayudarte a desarrollar tu confianza y las posibilidades de conseguir trabajo durante esta primera etapa. Estas sesiones combinan tus habilidades y conocimientos con lo que las empresas están buscando en este momento.

Esto puede darte un impulso de confianza, si has estado inactivo durante un periodo prolongado de tiempo. Las empresas de servicios de interim management también tienen acceso a una gran selección de clientes, incluyendo nuevas, pequeñas y grandes empresas, que te abrirán horizontes y mejorar tus posibilidades de encontrar proyectos.

José Luis Calderón es consultor, especializado en ingeniería de proyectos, metrología y calibración de instrumentos, sistemas de calidad, certificación aeronáutica, cualificación y validación de equipos y sistemas en la industria farmacéutica. Para José Luis es fundamental mantenerse al día en todas estas áreas, pues se maneja una gran cantidad de normativa, estándares y guías. Como ingeniero consultor, José Luis se siente profesionalmente orgulloso de todos los proyectos que ha realizado: “mi reconversión a consultor me vino por el contacto que empecé a tener con consultoras al empezar a trabajar en la industria farmacéutica. Me gustó el trabajo y el trato con el cliente, escucharle y aprender de él para poder ofrecerle todo mi conocimiento y experiencia a sus exigencias y lograr el objetivo determinado de inicio. Además, soy muy exigente con el trabajo que desarrollo”, concluye José Luis.

Aunque pueda parecer tarde, estamos a tiempo de aterrizar en apasionantes proyectos de vanguardia. Con una experiencia amplia y habilidades actualizadas, tenemos lo necesario para poder colaborar con proyectos emocionantes y desafiantes, especialmente con los desarrollos tecnológicos rápidos y frecuentemente disruptivos de hoy en día.

Llegar a la jubilación -o prejubilación- no significa necesariamente que deba despedirse de una profesión que ama. Como consultor independiente de ingeniería podrás escoger los proyectos en los que deseas trabajar, al mismo tiempo que disfrutarás de todos los beneficios de tener más tiempo libre.

Para José Ramón López Pardo, ingeniero agrónomo del Estado, convertirse en ingeniero consultor requiere “cierta valentía, es decir, determinación sin miedos, acompañada de curiosidad para afrontar con entusiasmo los nuevos retos. Se trata de salir de la zona de confort, sabiendo que disponemos del suficiente bagaje intelectual y capacidad de organización, para encontrar con confianza soluciones apropiadas”. José Ramón, experto en planificación territorial, del agua y regadíos e i+D, ha trabajado en empresas de consultoría, ocupando puestos de responsabilidad pública como director general y dirigiendo diversos proyectos, como el Plan Nacional de Regadíos H-2005. Para José Ramón “el ingeniero consultor, a cualquier escala, nacional o internacional, debe disponer de una buena capacidad de comunicación y adaptación al cliente y al entorno profesional correspondiente.

Tener una segunda vida laboral

 

Tener en cuenta que no es necesario jubilarse para dar este paso. Por muchas razones, podemos ser conscientes de que necesitamos un cambio en nuestra vida. Si tenemos más de dos décadas de experiencia y hemos trabajado en proyectos de éxito, seguimos teniendo mucho que ofrecer.

Muchas personas deciden saltar al trabajo independiente por sus ventajas. Este tipo de trabajo nos permite una mayor conciliación familiar y unos horarios mucho más flexibles. También nos permite trabajar en diferentes proyectos, conocer nuevas tecnologías, en distinto entorno de negocio e ir aportando todas nuestras experiencias anteriores.

El ingeniero y consultor Roberto González ha sido  prescriptor del Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión, donde contribuyó a la divulgación y conocimiento del reglamento, que marcó un antes y un después en el empleo de los conductores libres de halógenos, formando a los diversos técnicos de la zona Levante. Roberto afirma que “poseer una amplia experiencia técnica laboral, donde existe un continuo aprendizaje de las nuevas metodologías y reglamentos, permite encontrarse a la vanguardia de la tecnología para poder afrontar nuevos retos tecnológicos, como puede ser el empleo de drones en la Industria 4.0. Además, trabajar como consultor freelance permite conciliar la vida familiar con la pasión de la ingeniería”.

De esta forma se consigue hacer frente a la rutina que puede provocar llevar años en la misma posición. Llegaremos, daremos lo mejor que nosotros y nos iremos en busca de otra oportunidad. Nuestro próximo proyecto o encargo puede depender de lo bien que hayamos realizado el anterior.

Si nos gusta viajar, también es una forma ideal de poder conocer otros países y culturas. Muchas empresas buscan profesionales para proyectos temporales de ingenieríao para establecerse en otro país y formar un joven equipo local. Como expertos independientes, podremos supervisar estos equipos y ayudarles a maximizar su rendimiento.

Como ingenieros senior, decidirse a probar suerte como interim manager o coach puede ser una forma de reinventarnos por completo, a la vez que podemos seguir aportando nuestra experiencia y dar lo mejor de nosotros mismos en los proyectos que más nos apasionen.

Fuentes: Kelly ServicesUSA Today

 

About Author:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *