Bitcoin, la nueva moneda global

El bitcoin nació en el año 2009, pero no fue hasta el 2017 cuando empezó a copar todos los noticiarios y periódicos. El aumento del valor de esta criptomoneda hasta los 20.000 dólares por cada unidad supuso un incremento de su popularidad para los inversores. A esta subida ayudó que la Unión Europea declarara a las criptomonedas un medio de pago legal en 2015, lo que generó una mayor confianza para aquellos que buscaban nuevas oportunidades de negocio.

Sin embargo, en el primer trimestre de 2018 el bitcoin comenzó a perder valor. Según The Guardian, solo en enero de este año el valor de esta moneda virtual bajó en 44 mil millones de dólares. Todo indica que el bitcoin y las otras criptomonedas no van a desaparecer. Mientras que, en sus primeros años, el uso del bitcoin moneda estaba reducido a informáticos y expertos en tecnología, en la actualidad todo tipo de empresas e inversores utilizan o invierten en bitcoins, convertidos en una opción más a tener en cuenta.

¿Qué es el bitcoin?

 

Habréis leído o escuchado miles de definiciones y teorías sobre qué es bitcoin, que si es un medio de pago, una divisa, una criptomoneda, una commodity… pero, ciertamente bitcoin va más allá. Es uno de los mayores avances tecnológicos de la humanidad, capaz de enseñarnos qué es la red Blockchain, algo que en unos pocos años usaremos sin darnos cuenta, al igual que ahora usamos Internet y forma parte de nuestras vidas.

Aunque el bitcoin no es una moneda completamente anónima, cuenta con un cifrado único, que se registra en cada operación. Bancos centrales como la Reserva Federal están invirtiendo en blockchain y se espera que tenga un impacto mayor por su mayor seguridad y control.

bitcoin moneda virtual

El valor de los bitcoins depende de lo que las personas paguen por él. Esto hace que pueda fluctuar de forma muy importante. Los traspasos de bitcoins entre cuentas se realizan a través de monederos virtuales, que se corresponden con personas físicas o jurídicas. La criptomoneda va de un monedero virtual a otro, desde donde, a su vez, podemos convertirlo en dinero físico. También podemos utilizar esta moneda directamente, ya que algunos negocios permiten el pago con bitcoins. En Madrid, por ejemplo, hubo un intento de impulsar el uso de bitcons, creando la “Calle Bitcoin” con diferentes establecimientos alrededor de la calle Serrano, donde se admitía este método de pago, aunque la acción no terminó de despegar.

Manuel Alonso Martínez es ingeniero técnico en Informática de Sistemas y máster en finanzas cuantitativas y en Solvencia II. Manuel trabaja como analista de riesgos financieros en una de las gestoras top 10 por volumen de patrimonio gestionado, afirma que “como amante de la tecnología y las finanzas, estudiar bitcoin y otras criptomonedas es un reto, al igual que lo es enseñar y educar a la gente sobre cómo usar las criptomonedas de forma segura”. Por eso, creó junto a dos socios Consultora Bitcoin, que ofrece servicios de formación y consultoría asociados con el mundo de las criptomonedas.

¿Cómo se consiguen los bitcoins?

 

Si queremos probar este nuevo método de pago, debemos saber que hay dos formas diferentes de conseguir bitcoins. La más habitual para inversores es la compra. Para ello, simplemente tenemos que crear nuestro monedero virtual y comprar monedas a otras personas que ya los tengan. Sin embargo, también podemos participar en la generación de estas criptomonedas.

Al no depender de un banco central, la fabricación de los mismos es diferente a la tradicional. Se realiza a través de un proceso informático llamado minado de bitcoins. Los mineros de bitcoins, actividad para la que hay que darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), realizan una serie de operaciones informáticas para resolver algoritmos matemáticos de gran complejidad que irán generando los bitcoins. Se trata de una actividad que requiere computadoras de alta capacidad computacional y bastante tiempo.

Aun así, no hay bitcoins infinitos. Su creador, Satoshi Nakamoto, estableció una cantidad límite de 21 millones. En la actualidad se ha minado más de 17 millones. Al ser un bien finito, como el oro o los metales preciosos, el bitcoin se diferencia de las acciones de una empresa, en que dependen de los resultados de la misma. El bitcoin tiene un valor intrínseco real.

David Quiñones es economista con más de diez años de experiencia en multinacionales de diferentes sectores. En el último año y medio, se ha dedicado al estudio del ecosistema blockchain y tecnologías de contabilidad distribuida. David organizó en Cádiz la primera jornada sobre blockchain y bitcoin , junto al Colegio de Economistas y la Confederación de Empresarios de la Provincia. Quiñones considera, que “desde, que naciera nuestro sistema financiero a principios del siglo XX, la economía de los países desarrollados siempre se ha regulado a través de sistemas bancarios centrales. Bitcoin rompe con esta manera de entender los intercambios monetarios y establece un sistema que permite transferir valor entre personas sin tener que recurrir a un tercero de “confianza”,  de forma rápida, segura y con bajos costes de intermediación. Es la primera vez en la historia, que un protocolo informático, funciona como un medio de pago, una divisa y la red que lo soporta, todo a la vez y protegido mediante tecnología criptográfica.”

Ventajas del bitcoin

 

Las mayores ventajas del uso del bitcoin tienen que ver con la seguridad en las operaciones.

La gran volatilidad de esta moneda, hace que se pueda ganar grandes cantidades dinero en poco tiempo. Manuel Bueno es trader y coach formador en trading y criptomonedas para Alfio Bardolla, además es CEO de ENIA (Escuela de Negocios Inversión y Ahorro). Manuel cree “que se pone demasiado foco en el humo que genera el bitcoin, sin dar importancia al verdadero valor de las tecnologías que hay detrás de las criptomonedas y los problemas que solucionan.” Y añade: “sin duda, existen intereses en que esto no sea popular tan pronto y hay campañas de desprestigio. Sacar dinero de un banco para meterlo en un sistema, que no controlan todavía, es peligroso para el sistema financiero actual. Mientras no esté regulado es muy complicado reducir la volatilidad.”

Bueno añade que es un inconveniente para inversores, pero una oportunidad para trader que se sepan operar en este mercado: “Por el momento, bitcoin es más lento y caro en las transacciones que otras monedas. Pero el futuro será magnífico. Creedme que gobiernos y entidades financieras del todo el mundo las estarán usando”.

Hay que tener en cuenta que los impuestos que pagaremos serán similares a los de cualquier otra actividad financiera. Pagaremos impuestos si hemos tenido incremento patrimonial, teniendo en cuenta nuestras operaciones, no solo las de bitcoins.

 

About Author:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *