Noticias

El director financiero del futuro

El papel del director financiero está constantemente cambiando, debido, principalmente, a la digitalización de los sistemas de información, la automatización y la robotización.

El director financiero o CFO ha pasado de ser un gestor de las finanzas, a tener una influencia estratégica creciente, además de respaldar el crecimiento, manejar la complejidad técnica y garantizar el control de los costos, de forma paralela a los avances tecnológicos, que tienen lugar en la compañía.
Las empresas deben ser más rápidas y ágiles.

Dentro de este contexto, ¿cómo será el CFO del futuro? ¿qué habilidades tendrá que dominar?

cio futuro

 

A continuación, resumimos las principales características del director financiero o CFO del futuro:

 

  1. El CFO debe democratizar la innovación dentro de la empresa

El CFO del futuro debe ser embajador de la innovación, dentro de la estructura empresarial: las nuevas tecnologías (comenzando con la inteligencia artificial), suponen un cambio inevitable para las compañías más innovadoras. Estas nuevas soluciones permitirán al equipo de management una toma de decisiones más rápida y fundamentada, atributos necesarios para ser competitivos en un mercado en continua evolución.

 

  1. El CFO debe convertirse en un experto de datos

En el futuro, la gestión de los datos suplantará la implementación de procesos. Un estudio reciente estima que el 90% del tiempo y esfuerzos del CFO se emplearán en la gestión de datos. Actualmente, solo alrededor del 3% de las organizaciones ha llegado a este ratio.

En el año 2020, según este mismo informe, se fusionarán en una misma función el CFO (Chief Financial Officer ) y el CDO (Chief Data Officer).

 

  1. El CFO tendrá que gestionar riesgos más importantes

El desarrollo de nuevas tecnologías conduce a una mayor complejidad técnica, pero también a nuevas oportunidades para el departamento financiero. La seguridad de los datos deberá mejorarse, precisando expertos en ciberseguridad y competencias en gestión de riesgos.

El cambio en los modelos de negocio, un mejor control de datos o un mayor conocimiento de los competidores serán cruciales para las funciones financieras en 2020.

 

  1. El CFO debe desarrollar su liderazgo

Según las últimas encuestas, la mayoría de los directores financieros considera el desarrollo de liderazgo y las habilidades de comunicación prioritarios en la transformación de su función.

Con un rol cada vez más estratégico, el director financiero requiere de un correcto manejo del talento de las personas, que le rodean. Los tres pilares principales serán: la formación (60%), el team building (40%) y el intercambio con sus homólogos y compañeros (30%).

José Olarreaga ha desarrollado y gestionado empresas en España y en el extranjero, implementando mejoras en el rendimiento, restructuración y desarrollo corporativo en diferentes posiciones, como CFO, COO o Director General.

Olarreaga destaca cómo durante su etapa profesional en una de las multinacionales para la que trabajó, tuvo que desarrollar su capacidad de liderazgo y comunicación: “conecté en un mismo proyecto en LATAM los equipos comerciales, con el departamento de RR.HH. y expertos técnicos, dentro de en un entorno internacional”. Esa capacidad de entender una organización de manera global, así como su adaptación a la diversidad, son dos cualidades exigidas al CFO del futuro.

 

  1. El CFO necesitará conectar negocios con estadísticas y Big Data

Las estadísticas, los datos y análisis de los mismos, se están volviendo cada vez más cruciales para las empresas, no solo para encontrar nuevos mercados, segmentos o generar ingresos, sino para comprender, optimizar y controlar los costos.

La inteligencia artificial y la robotización de procesos serán obligatorios para gestionar los datos. Hoy en día, solo el 2% de los departamentos de finanzas está dispuesto a recurrir al uso de robots para acelerar la generación de efectivo y mejorar el rendimiento. Se considera que el 50% de los directores financieros habrá dado el salto en 2020.

 

  1. El CFO debe tomar decisiones fundamentadas con datos

Sitios web, redes sociales, campañas de marketing, CRM, ERP… las empresas generan miles de millones de datos diariamente; mucho más de lo que podemeos  procesar. Hoy en día, la inteligencia artificial permite a las empresas analizar estos datos y beneficiarse de la información de alto valor añadido, para tomar decisiones basadas en datos, en lugar de tomar decisiones basadas en impresiones. En un momento en que la experiencia del cliente es un factor decisivo y el conocimiento de cada cuenta puede ser estratégico, las decisiones basadas en datos son un requisito indispensable.

Para 2020, el CFO desarrollará su estrategia en un análisis de datos preciso para predecir el comportamiento del cliente y acelerar el ciclo de ventas.

 

  1. El CFO será una persona clave para retener el talento

El director financiero del futuro impulsará la adquisición y retención de talento para definir un marco de competencias estructurado. Si el 65% de los directores financieros está constantemente buscando competencias técnicas en sus equipos, el 42% de ellos ya están priorizando las habilidades con software.  En un futuro próximo, las competencias relacionadas con control y transferencia de datos entre departamentos, serán altamente valoradas. Al romper los silos dentro de la compañía, el director financiero deberá asegurarse de estar rodeado de perfiles todo terreno, capaces de manejar problemáticas concretas de negocios y diseñar planes estratégicos.

 

  1. El CFO tomará parte en las acciones de crecimiento de la compañía

Para la mayoría de las organizaciones, los programas de reducción de costos siguen siendo de alta prioridad. Sin embargo, la misión del director financiero se centra, cada vez más, en políticas de inversión para el crecimiento y consideraciones sobre el retorno de inversión. Muchos de ellos ven la evolución digital como una oportunidad para iniciar una profunda transformación organizacional que cree valor. Para 2020, el director financiero estará involucrado en la evaluación de la inversión en tecnología y el desarrollo empresarial, a través de indicadores basados en datos, para descubrir oportunidades de ventas. La inteligencia artificial será un activo incuestionable para la generación de valor a largo plazo.

José Carlos Reina, que también ha ejercido como director financiero, está especializado en consultoría de financiación para el desarrollo de nuevos proyectos y líneas de negocio. Destaca su aportación en energía renovables y proyecto de I+D+i en los que ha desarrollado planes de viabilidad y financiación en un contexto jurídico muy exigente dentro de un entorno internacional: “he colaborado en la venta de proyectos eólicos y parques fotovoltaicos y en la implantación de proyectos en diversos países, como en Panamá, donde desarrollé dos proyectos fotovoltaicos”. Reina es un claro ejemplo de cómo las funciones de un CFO se amplían para dar respuesta a las necesidades de financiación e innovación de las empresas.

 

  1. Las fuentes alternativas de financiación

Las nuevas tecnologías, la reciente crisis en el sector bancario español y las actuales restricciones del crédito han revolucionado el mundo de las inversiones y de la financiación. Cada vez es más común oír hablar de crowdfunding o crowdlending entre particulares y pymes, que quieren invertir sus ahorros o financiarse. Estas formas innovadoras de inversión necesitan nuevos conocimientos de gestión del riesgo y competencias de negociación de los CFO del futuro.

Las nuevas tecnologías, la reciente crisis en el sector bancario español y las actuales restricciones del crédito han revolucionado el mundo de las inversiones y de la financiación. Cada vez es más común oír hablar de crowdfunding o crowdlending entre particulares y pymes, que quieren invertir sus ahorros o financiarse. Por otro lado, frente a los tradicionales préstamos y créditos a empresas por parte de los bancos, existen nuevas formas de financiación no bancaria más flexibles y que se ajustan mejor a las necesidades de proyectos de inversión, para nuevos proyectos o crecimiento de los actuales, accesibles a las pymes españolas como son los fondos de direct lending. Estas formas innovadoras de inversión necesitan nuevos conocimientos de gestión del riesgo y competencias de negociación de los CFO del futuro.

Iván Ranz, consultor financiero y docente en escuelas de negocio y empresas, focaliza actualmente su actividad en creación de planes de negocio, negociación de pasivos, valoración de proyectos, informes económico-financieros o reestructuración de deuda.

Iván conoce, de primera mano, los cambios producidos en la función del CFO, pues integra desde el primer momento en su plan de negocio la búsqueda de financiación, ya sea bancaria o alternativa. “En ocasiones, esta requiere de negociación con inversores accionariales: fondos private equity, capital riesgo, family offices”, apunta Ranz.

 

  1. Automatización, outsourcing , globalización, internacionalización, pagos electrónicas, ecommerce

De manera general, todas estas nuevas tendencias, con las que convivimos en nuestro día a día, también se trasladan a nuevos conocimientos y evolución de las funciones que debe abarcar el CFO del mañana.

En su carrera profesional Juan José Uzquiano ha liderado diversos proyectos financieros desde 1995, focalizando su actividad en el sector industrial, en el que ha desarrollado funciones como director financiero & IT. Es otro exponente de cómo el CFO debe adaptarse a estas nuevas tendencias, como la automatización del sistema de reporting o la implantación de programas para la reducción de costes.  Todos estos alcances, implican un conocimiento profundo tecnológico y capacidad de adaptación a las nuevas demandas del mercado, incorporando habilidades sociales e informáticas como valor añadido.