LibrosNoticias

La semilla de las Startups

Por 28 diciembre, 2018 Sin comentarios

Nuevo método para ampliar bancos de ideas y desarrollar la inteligencia creativa. El método de las 5 rutinas creado por Joaquín Monzó Sánchez, autor del libro «El gimnasio de la creatividad».

Joaquín Monzó

Hoy día todas las empresas apuestan por la creatividad e innovación, muchos de los métodos ágiles (Design Thinking, Lean Startup, Canvas…) buscan salir de la zona de confort para emprender y desarrollar ideas.  Cada vez más se pide a cualquier miembro de la organización que cualquier idea que tenga la comente y, si puede, la desarrolle a través de una pequeña startup.

Pero para poder tener ideas y provocar el cambio hay que trabajar la inteligencia creativa. Los directivos se están dando cuenta de que cuando se organiza una reunión creativa no se aporta nada nuevo por la falta de uso del pensamiento lateral de las personas que componen el equipo, muchas de las reuniones de brainstorming ya no son productivas.

El trabajador no sabe cómo poner en marcha su talento creativo para solucionar problemas o dar respuesta a retos profesionales. Nos estamos dando cuenta que las personas no desarrollan su pensamiento lateral. No existe un método de entrenamiento del pensamiento creativo. Necesitamos un método de entrenamiento de la creatividad para utilizarlo en nuestra vida personal y profesional.

Los equipos de trabajo estamos acostumbrados a tener ideas por necesidad, hay que tenerlas por hábito. Los trabajadores de las empresas orientadas a la innovación deben tener el hábito de tener ideas, de estar continuamente generando posibles startups.

Existe un vacío en la formación en creatividad e innovación. Te enseñan teorías, técnicas creativas, el proceso creativo, métodos ágiles…, pero nadie te enseña a potenciar tu creatividad.Todos tenemos un potencial creativo que por falta de uso no lo sabemos utilizar.

La capacidad de tener ideas del cerebro es infinita, hasta ahora había un vacío entre la actitud ante la creatividad y la generación de ideas. El método de las 5 rutinas cubre este vacío y entrena la inteligencia creativa para aprovechar todo el potencial creativo que tiene nuestro celebro.

La neurociencia nos enseña que el cerebro tiene una capacidad infinita de tener ideas y soluciones a los retos de nuestro día a día. La neuroplasticidad nos enseña que todos los días el cerebro busca nuevas conexiones para desarrollar toda su capacidad. Basándonos en la neuroplasticidad, los bancos de ideas que tenemos en el cerebro pueden crecer. El método de las 5 rutinas aprovecha esta capacidad para ampliar nuestros bancos de ideas y explotar todo nuestro potencial creativo.

El método se basa en el entrenamiento del pensamiento lateral para salir de la zona de confort y volver a hacer conexiones con líneas de pensamiento que por falta de uso la “poda sináptica” que se produce en nuestro celebro ha eliminado. Y también, hacer nuevas conexiones con nuevas líneas de pensamiento y generar ideas totalmente novedosas y diferentes a las que estamos acostumbrados.

El método consiste en 5 rutinas para volver a poner en marcha el pensamiento lateral. Como en las rutinas de entrenamiento de cualquier deporte, cada persona debe elegir la rutina que más le guste practicar. Puede elegir una, dos, tres o las cinco.

Se puede practicar el método de dos maneras diferentes, teniendo en mente un reto o problema concreto que queramos solucionar generando todo tipo de ideas, o simplemente para ejercitar el pensamiento lateral, ponerlo en marcha.

La primera es la “Rutina de la comunicación”. Consiste en utilizar la comunicación con el entorno para conectar con nuevas líneas de pensamiento que te lleven a una nueva idea. Es decir, a través de la comunicación ampliamos nuestros bancos de ideas. La utilizamos para tener más ideas.

Si nos fijamos, cuando tenemos un problema lo primero que hacemos es contarlo al entorno para encontrar una solución que nosotros desconocemos. Lo primero es tener claro el reto o problema que queremos solucionar y después utilizar la rutina con el entorno. Para ello tenemos que:

  • Escuchar activamente. Diciendo NO a nuestra voz interna y escuchando al interlocutor para conocer sus bancos de ideas, que nos cuente sus ideas, tenemos que conectar con sus bancos de ideas. Un ejemplo fácil es hablar con alguien que piensa de una manera diferente sobre un tema concreto (decisiones de empresa, gestión de proyectos, negociaciones, planificaciones, hasta la propia gestión del tiempo…). Pero acuérdate, debes escucharlo para conectar con nuevas ideas, diciendo NO a tu voz interna (esa voz que te elabora los mensajes y preguntas mientras el otro habla).
  • Preguntar: Utiliza las preguntas para encontrar esas líneas de pensamiento que no tienes. Elabora preguntas que le hagan al otro exponer claramente sus ideas. Tipo el famoso detective “Colombo”. Debes saber preguntar de 10 maneras diferentes la misma cosa.
  • Empatizar:Ponte en el lugar del otro para entender sus ideas y por qué. La otra persona tiene muchos bancos de ideas en su zona de confort, conecta con ellas.
  • Sé asertivo.Esto es fundamental en una comunicación para la generación de ideas. Esfuérzate en respetar a la persona y sus opiniones. Si no las ideas no fluyen.

Para practicar esta rutina puedes juntarte a hablar con cualquier persona de tu entorno y tratar temas o problemas de nuestro día a día. También es bueno con personas totalmente diferentes a ti. Estos tienen bancos de ideas diferentes que te pueden sorprender.

La segunda es la “Rutina de la información escrita”. Hay veces que las personas nos cuesta comunicarnos activamente, somos más introvertidos, no estamos cómodos hablando con los demás de nuestros retos o problemas. Otra manera de desarrollar tu inteligencia creativa y encontrar nuevas ideas es a través de todo lo que lees. Sé un “ratón de biblioteca”. Lee todo lo que te interese respecto a un tema concreto, da igual que leas más de una vez la misma cosa, estas ejercitando la inteligencia creativa. Ahora con internet tenemos muchísima información que nos sirve a para conectar con nuevas líneas de pensamiento. Dedica un poco de tiempo a navegar por internet, o leer libros diferentes a los que está acostumbrado, lee prensa diferente, entra en Scoopit (o cualquier curador de contenidos) y lee todo lo que se publica respecto a un tema concreto. Te va a servir para descubrir nuevos enfoques, ampliar tus bancos de ideas y desarrollar tu inteligencia creativa. Ten en cuenta cuando practiques esta rutina que toda idea que te venga a la cabeza debes apuntarla en algún sitio para que no se olvide.

La tercera es la “Rutina de la observación”. Consiste en trabajar más la observación, mirar con detenimiento todo lo que nos rodea, para conectar con nuevas ideas. En nuestro entorno personal la solemos utilizar con bastante frecuencia. Una red social muy de moda que sirve para trabajar esta rutina es Pinterest, te sirve para inspirarte, tener ideas respecto a cualquier reto que te propongas. Para trabajar bien esta rutina tienes que salir de tu entorno, de tu zona de confort y observar con detenimiento todo lo que nos rodea. La utilizan mucho cocineros y escritores famosos que viajan por el mundo para inspirarse y poder crear nuevos platos o historias para sus libros.

Cualquiera de nosotros, si queremos decorar una nueva casa, lo primero que hacemos es ir a Ikea a inspirarnos y encontrar la idea, o vemos en Pinterest tableros originales y diferentes.

Si te gusta trabajar esta rutina, viaja, ve vídeos de youtube, documentales, ve a conferencias, vídeos de TED, ferias…, estarás haciendo conexiones nuevas que alimentan tus bancos de ideas.

La cuarta es la “Rutina de romper paradigmas”. Si con las tres rutinas anteriores no has conseguido tener ideas nuevas lo que suele ocurrir es que tenemos nuestro propio paradigma que bloquea al pensamiento lateral. Nos hemos creado una zona de confort a lo largo de los años que se ha convertido en nuestro propio paradigma. Tenemos que darnos cuenta de ello y romperlo para salir a la zona de descubrimiento y así, encontrar ideas nuevas. Los paradigmas suelen ser hábitos, normas sociales, prejuicios, principios, procedimientos, experiencia profesional…Incluso en las empresas, hasta su propia razón de ser suele convertirse en un paradigma que bloque el tener nuevas ideas. A muchos equipos directivos sus hábitos y formas de trabajar les bloquea la generación de ideas. Se tienen que romper los paradigmas para seguir teniendo ideas nuevas. Un ejemplo sencillo es el desarrollo de las sociedades, cómo la mujer va rompiendo paradigmas en el mercado laboral. Un equipo de trabajo si se bloquea y no tiene nuevas ideas, debe plantearse qué paradigma tiene que romper para seguir teniendo ideas. Los propios paradigmas que se han creado dentro de la organización es el principal bloqueo en las empresas para el desarrollo de nuevas startups,

La quinta es la “Rutina de reinventar”. Esta rutina consiste en plantearse empezar de cero. Nos olvidamos de todo lo que hemos hecho, definimos de nuevo el reto o problema que queremos resolver y empezamos a generar ideas. ¿Qué harías si empezases de nuevo? Es hacer un esfuerzo en olvidarnos de todo lo que solemos hacer y plantearnos que haríamos totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados a hacer. Por ejemplo, imagina que eres una persona que tienes 50 años y te hago la pregunta ¿qué harías si volvieses a tener 20 años?, seguro que te están viniendo a tu cabeza ideas nuevas y diferentes. O si creases una nueva empresa (startup), ¿Cuál sería?, o un trabajo totalmente diferente al actual….

Todos somos creativos, la inteligencia creativa no es un don, se entrena y se desarrolla. El libro de Joaquín Monzó Sánchez “El Gimnasio de la creatividad” con su método de las 5 rutinas te ensaña cómo.