Libros

La resiliencia humana. Cuatro claves para la superación personal y organizacional en entornos COVID

Por 24 marzo, 2021No Comments

Artículo de Reyes RiteDirectora Ejecutiva de Integrando Excelencia y Presidenta de IRYDE  y autora de Aquí mando yo. Un espectacular viaje de la resiliencia a la ilusión.

(…) y tras quejarse de la vida el hijo, el papá en silencio puso a calentar una olla con agua, añadió una zanahoria, un huevo y unos granos de café. A los 20 minutos 3 resultados distintos: lo duro se hizo blando, el fluido se convirtió en duro y el café transformó su realidad en una bebida aromática y sabrosa. Seguro que recuerdas este cuento. ¿Cuál de los tres eres tú?

Nuestra realidad ha vuelto a cambiar. Hemos pasado de entornos VUCA a entornos COVID. De la necesidad de un cambio de mentalidad por la volatilidad e incertidumbre del contexto, a la necesidad de un cambio radical de vida y prioridades. El entorno Covid tiene una naturaleza Catastrófica, Virulenta, Destructiva, Obscura e Inestable que nos exige mucho más. Ahí estamos aún, haciéndonos conscientes de nuestra propia vulnerabilidad y creciendo en humildad y humanidad, porque nos hemos dado cuenta de que solos no podemos salir adelante. 

En estas circunstancias, los que estaban preparados y habían invertido recursos en que su gente estuviera entrenada en el saber ser, han podido reaccionar antes y mejor que otros, de todos podemos aprender: de unos para imitar y de otros para evitar replicar. Esta atención principal al SER (en lugar de centrarse en el saber y en el tener) ha sido y es la garantía para la resiliencia, la sostenibilidad y la innovación empresarial y social. Con la atención al saber SER, la persona crece positiva, con mirada apreciativa, responsable de sus actos y habituada a buscar soluciones y a hacer propuestas creativas en lugar de a quejarse y buscar culpables. Aceptar y cocrear nuevas realidades está en la potencia casi infinita de actuación del ser humano unido a otros. 

La resiliencia se entrena. La base es la neuroplasticidad del cerebro y el cerebro social. La clave, seguir el proceso. 

En el libro Aquí mando yo. Un espectacular viaje de la resiliencia a la ilusión trato ampliamente sobre la resiliencia personal y organizacional y voy a traer como primicia en este artículo algunos datos. 

La resiliencia humana. Cuatro claves para la superación personal y organizacional en entornos COVIDEl Proceso de la resiliencia. 4 pasos imbatibles. 

Considerar la resiliencia como un proceso significa que no es solo una simple respuesta puntual ante una adversidad específica, sino que incorpora aspectos que hay que trabajar a lo largo de la vida. Según los estudios del Instituto Internacional para la Resiliencia y el Desarrollo Emocional (IRYDE), este proceso se da construyendo 4 hábitos, 4 pasos: 

1) Aceptar la realidad como es hoy y adaptarnos a ella. (Que no es resignación, sino trabajar en lo que está en nuestra mano para cambiarla). 

2) Pasar del “por qué a mí” al “para qué a mí”, con lo que conseguiremos un primer nivel de sentido. 

3) Manejar nuestra creatividad para encontrar salidas: qué voy a hacer para salir de o cambiar esta situación. 

4) Dejar un legado en el universo, que no es otro que mi entorno y área de influencia. 

Atención a las Leyes universales 

La persona, así como los sistemas, nos desenvolvemos cumpliendo con las leyes físicas, matemáticas… que nos afectan en nuestro progreso y en las relaciones interpersonales. Da igual que crea o no que estas leyes existen, el hecho es que funcionan: es una realidad objetiva, no subjetiva. Si aprendo a manejarlas, obtengo buenos resultados. Soy arquitecto de mi cerebro y también construyo mi entorno. 

Una empresa que trabaja respetando las Leyes Sistémicas y el Ser promueve un clima psicológico seguro y un engagement que hace a su gente acometer la adversidad con poderío. En esa empresa se construyen los cauces para compartir y honrar unos valores comunes, la escucha, la comunicación inteligente y asertiva, y el feedback constructivo. Esa organización une cabeza y corazón y se pone en acción en su día a día, respondiendo sin vacilar cuando es más necesario. Estos comportamientos no se improvisan, los han entrenado todos: desde la alta dirección hasta el último becario (por ejemplo, con Integrando Excelencia, uno de los programas más útiles es el título propio de la escuela: Chief Resilience Officer). 

En la adversidad sale lo mejor y lo peor de las personas y de los sistemas. Tenemos ejemplos cercanos para aprender de las empresas que han sabido adelantarse y construir redes de apoyo seguras en estos momentos difíciles con buenas prácticas. El hombre tiene la capacidad de aprender modelando a otros. Es una forma inteligente y barata de mejorar.

La base de la Resiliencia Organizacional 

He comprobado verdaderas transformaciones en compañías cuando a las personas se les ha dotado de recursos para saber CÓMO cambiar a mejor y cómo afrontar la adversidad. La base donde se sustentan los recursos para el cambio y la resiliencia organizacional tiene su asiento en el cerebro social. Con este término se designa dentro del cerebro a una serie de redes interactivas a diversas escalas espaciotemporales que representan el mapa de las relaciones de nuestro entorno familiar, profesional, social y cultural. En una de esas redes se encuentran las neuronas espejo (Univ. De Parma, equipo Doctor Rizzolatti), que actúan a modo de “wifi neuronal” para conectar con el cerebro de otras personas y propiciar algo fundamental: el alineamiento de los cerebros, fenómeno que explica que los estados emocionales se contagien y que remite en última instancia a la capacidad de la empatía. Es fundamental porque somos seres que coexistimos con otros, construimos nuestra civilización en sociedades y basamos nuestro propio crecimiento y desarrollo en el resultado de las interrelaciones con otros seres humanos. Por eso entrenar el ser y construir espacios saludables es básico y posible, y así creamos sociedades resilientes y sostenibles. Hay que estar preparados y prevenir para cuando venga la dificultad, y eso se entrena. 

La Ley Cibernética y la Ley del Caos Determinista, ¿cuándo afectan al proceso resiliente? Cuando en el transcurso de nuestros procesos vitales y mentales algo impacta cambiando el rumbo esperado y distorsionando el resultado que parecía seguro. Cuando estas leyes propician un cambio no deseado, estar preparados para ser flexibles hará que ante la adversidad, en lugar de resistir sin rechistar hasta reventar, tengamos la actitud y el comportamiento inteligente de pedir ayuda y rebotar, de cambiar la dirección, lo que nos llevará más lejos incluso de lo que esperábamos. Eso forma parte del entrenamiento en resiliencia. 

entrenamiento resiliencia Reyes RiteVemos que no es posible mantener una forma lineal para abordar los problemas complejos y multidimensionales. Esta Ley del Caos habla de cómo la complejidad desborda la posibilidad de hacer pronósticos sobre la evolución de sistemas complejos como el clima, la ecología o las sociedades humanas. En estas últimas tenemos ejemplos de que aparentemente pequeños sucesos han provocado grandes revoluciones (siempre he asociado de forma automática en este punto el collar de María Antonieta y la Revolución Francesa; como dicen los libros de historia, esa fue la chispa que encendió la hoguera. Otro ejemplo fue la aparición de cisnes negros en la socioeconomía, y ahora el Covid-19). En sociedades resilientes también otros sucesos pequeños, unidas las manos metafóricamente, nos han hecho salir del caos. Esta esperanza nos acompaña como raza y nos hace sociedad.

Podemos hablar pues de una resiliencia neuronal, personal y social. Las trayectorias son irreversibles, no se trata de echar marcha atrás y borrar las huellas, sino de entrenar la facultad humana de utilizar la fuerza del rebote, lo que implica preparación física y mental, y creatividad para dar con las estrategias adecuadas, además de prevención y atención para estar preparados ante la adversidad, y el sentido del humor como medio para liberar el estrés, tomar perspectiva y salir de la escena. 

Como vemos, no pueden darse empresas, familias y organizaciones resilientes sin personas resilientes: siempre hay que ir de la intrategia a la estrategia. 

cafe doble Reyes Rite

La prevención para tener una buena salud emocional y ser resilientes. El poder del C.A.F.E Doble 

Y volviendo a conectar con el cuento del principio, es necesario el café doble para prevenir los riesgos y crecer en resiliencia. Funcionar con preguntas poderosas que accionen nuestra Creatividad y recurrir a éxitos y logros que favorezcan la Confianza en que, si ya hemos salido de una, podremos con esta. Esto es ejercer el control cognitivo que nos permite gestionar las emociones y ayudarnos de las que nos dan energía. Aceptación de lo que hay por muy duro que parezca, permitiéndonos vivir el duelo y las emociones que este trae consigo, y Adaptación sin bloqueos para ser capaz de dar con las soluciones. Para que haya Flexibilidad hay que fomentar el hábito de hacerse cargo del contexto y solo después aplicar los criterios, no antes. Tomar después las decisiones con agilidad y sin apego, cambiándolas las veces que haga falta pues en un ambiente difícil nadie tiene la varita mágica para saber cómo no equivocarse. Aceptar la propia vulnerabilidad. Ser humilde y manejarse en la incertidumbre escuchando a los demás calibrando el riesgo, pero sin miedo a errar, nos hace aptos para el afrontamiento. Fortaleza para mantenerse en el rumbo a pesar del dolor y del sacrificio con sentido de responsabilidad por solidaridad y capacidad de servicio. Espiritualidad, ya que todo 

tiene un para qué. Nos trascendemos a nosotros mismos, coexistimos con otros e impactamos construyendo el futuro. Como diría Don Quijote: “Cambiar el mundo, amigo Sancho, que no es locura ni utopía, sino justicia”. La Esperanza de ser mejores nos acompaña y da fuerza para seguir trabajando por alcanzar nuestra mejor versión. Integrar estos elementos y entrenarlos de forma constante es clave. 

Brindemos por la vida, pero esta vez ¡con un café doble! 

Salud mental 

Como sistemas interconectados, una mirada holística nos descubre que la resiliencia personal y la organizacional van de la mano y que obtener las habilidades necesarias para adaptarse a los cambios, para integrarse en nuevos escenarios y para responder positivamente a las demandas, son claves para el bienestar y la supervivencia en el mercado: crece la persona y mejora el rendimiento. La capacidad transformacional es real. ¿Cómo se logra? Como todos los cambios perdurables y significativos: ¡de dentro hacia fuera! 

Por eso hemos de aplicarnos a practicar la resiliencia desde ya, nunca es tarde y siempre trae beneficios. En Harvard, en diversos artículos de estudio convienen que “las capacidades que subyacen en la resiliencia pueden fortalecerse a cualquier edad”.1 

Esos recursos, junto con el humor y el entrenamiento de habilidades para la comunicación inteligente y el trabajo en equipo eficiente, son parte de los contenidos del modelo y sistema GPR© (Global Program for Human Resilience, que promueve IRYDE). 

En último caso, la resiliencia es salud mental; se trata de conseguir personas más maduras y más sanas, componiendo organizaciones más maduras y más sanas en una sociedad más humana. De hecho, la resiliencia ha sido reconocida como un aporte a la promoción y el mantenimiento de la salud mental. “La resiliencia reduce la intensidad del estrés y produce el decrecimiento de signos emocionales negativos como la ansiedad, la depresión o la rabia, al tiempo que aumenta la curiosidad y la salud emocional. La resiliencia es efectiva no solo para enfrentar adversidades, sino también para la promoción de la salud mental y emocional».2 

De todas formas, en estos momentos ¡hay que estar un poco locos para afrontar y mantener el buen ánimo y salir adelante! ¡Que no nos falte la resiliencia, claro, ni la solidaridad y el buen humor! 


1 (Resilience. Center on the Developing Child. Universidad de Harvard. developingchild.harvard.edu/resources/inbrief-resilience-series/) 

2 Grotberg, Edith Henderson. Resiliencia, descubriendo las propias fortalezas. Paidós, 2003.

IOR Consulting

IOR es una plataforma única de profesionales independientes que forman una exclusiva comunidad de expertos con el fin de hacer más fácil, al profesional independiente y a potenciales clientes, establecer contacto y realizar negocios.

Leave a Reply