ArtículosNoticias

Ventajas de trabajar como freelance

Por 30 marzo, 2022No Comments

Trabajar como freelance tiene algunas ventajas que cada persona debe evaluar.

Conocer los pros y contras de trabajar como autónomo es importante antes de dar el paso. En algunas profesiones, puede resultar rentable, aunque es importante valorar previamente los recursos necesarios para desarrollar la actividad profesional.

En cualquier caso, si aún tienes dudas, vamos a hacer un repaso de las principales ventajas de trabajar como freelance.

Libertad de horarios

Uno de los aspectos positivos y más valorados es que puedes gestionar el tiempo como quieras. No tienes que tener un horario concreto, aunque para organizarse mejor es recomendable establecer una rutina y ser muy disciplinado. Una de las cosas que valoran los clientes es la puntualidad en las entregas además del trabajo bien hecho. No obstante, esta libertad de horarios permite que puedas distribuir mejor tu tiempo e incluso compatibilizarlo con tu vida personal. Podrás determinar si deseas trabajar por la noche porque rindes mejor o levantarte temprano para dejar la tarde libre.

De forma paralela, tú mismo podrás decidir en qué momento te quieres tomar unas vacaciones o cogerte unos días para realizar una escapada.

ventajas trabajar freelance

Potenciar la valía como profesional

De forma paralela, es una buena forma de darte a conocer en tu área profesional y desarrollar las habilidades que desees promocionar o que mejor se te dan. Esto a veces no es fácil en una organización y en ocasiones puede que te quedes estancado y no puedas avanzar laboralmente. Sin embargo, los autónomos tienen más posibilidades de formarse y continuar indagando y creciendo en sus capacidades, además de tener más oportunidades por todo ello.

Del mismo modo, es posible ir creando una cartera de clientes con las que ir estableciendo relaciones duraderas, que permitan una continuidad y estabilidad laboral. De hecho, los clientes pueden proceder de cualquier lugar del mundo, ya que hoy en día la tecnología permite trabajar a distancia y conectarse al margen de su ubicación, pudiendo acceder a un mercado internacional.

Finalmente, como freelance necesitas acreditar tu excelencia profesional a través de una formación continua diaria. Para Mariano Chiva, director de proyectos agile y scrum master, “esta formación debe ser demostrable mediante certificaciones, publicaciones o referencias de otros clientes. Te eligen por lo que sabes hacer y por la confianza que generas. Tus clientes esperan que les propongas soluciones concretas y accionables en su ámbito de negocio y que seas capaz de implantarlas cuando sea necesario.

Esta formación continua es un verdadero reto en nuestro entorno digital hipercompetitivo, pero está en tu mano, te cualifica y proporciona una gran satisfacción profesional y personal en tu trabajo”.

Sin jefe

Otra de las ventajas de trabajar como freelance es que se carece de un jefe directo. Es decir, el autónomo es su propio jefe y es el que toma todas las decisiones en lo concerniente a su trabajo. Esto permite una mayor tranquilidad y estabilidad desde el punto de vista laboral y emocional. Si te equivocas, solo tendrás que reflexionar sobre lo que ha fallado para mejorarlo y no cometer el mismo error; y si no aceptas una oportunidad, será algo que has decidido por ti mismo. Por otro lado, a quien sí tendrás que rendir cuentas es a los clientes, pero esto es algo que debes asimilar desde el principio. Si al final no te sientes cómodo con alguien, puedes valorar prescindir de ese cliente.

“La toma de decisiones en la gestión de nuestros proyectos es más ágil, sin pérdida de tiempo”, afirma el consultor externo Pedro Miguel Rodrigo. “Esta visión 360ª del negocio hace que a nuestros proveedores les tratemos como a nosotros nos gustaría que nos tratasen; no con el látigo y sí resolviendo de manera efectiva el día a día de nuestros proyectos comunes. Intentando llegar a buen puerto con requisitos de nuestros clientes de manera efectiva, sin pérdida de tiempo en reuniones infructuosas.

La satisfacción de un cliente contento es compartida por todos, tanto por el freelance como por sus proveedores, sin miedo a reacciones que podemos tener en grupos humanos numerosos en los que la envidia es bastante común.

Hay algunos desempeños que se pueden realizar con teletrabajo, esto nos suele permitir de una manera más efectiva agendar las tareas y organizar mejor la vida personal y familiar”.

Trabajar donde quieras

La posibilidad de escoger el lugar de trabajo es otro de los aspectos positivos de ser freelance. Puedes hacerlo en un despacho desde casa, en un coworking o hasta en una casa con vistas al mar. Solo será necesario disponer de las herramientas necesarias para ejecutar tu trabajo y ponerte manos a la obra.

Ingresos

Todo lo que percibas por los trabajos que realices será exclusivamente para ti a no ser que necesites una red colaboradores, pero igualmente tú decidirás cómo deseas hacer la distribución de los ingresos. De igual modo, has de tener en cuenta los gastos que supone tu labor, las cuotas e impuesto a pagar, así como gastos de luz, transporte… aunque para muchos de ellos existen ventajas fiscales.

Demanda y oferta

En determinados sectores, la demanda de freelances es muy elevada. La situación pandémica ha demostrado que teletrabajar es una posibilidad más que funciona perfectamente en muchos casos y ha propiciado que se soliciten más trabajadores que desempeñan sus trabajos de forma autónoma. De hecho, cada vez más compañías se decantan por profesionales autónomos porque, además de obtener buenos resultados, acaban siendo más económicos que si se contrata el servicio de una empresa.

En esta nueva economía basada en la competitividad y la productividad, en el mercado de la oferta no existe el pasado, y el éxito está en nosotros y no en los jefes”, afirma Pedro Cabrera, consultor de RRHH, PRL, Calidad, Innovación y Desarrollo Sostenible.

Es fundamental repensar nuestro Yo Profesional para ser autosuficientes. Autogestionarte y desempeñar tus habilidades profesionales te permiten tener el control sobre tu productividad.

Hoy tenemos la posibilidad de ser nuestro jefe, nuestra empresa y nuestra propia marca, y solo dependerá de uno mismo ser mejor y más competitivo.

Cada día estoy más convencido de la necesidad de creer en mí como profesional para crear mi estabilidad laboral”.

Compatibilizar trabajo y pensión

La posibilidad de percibir la totalidad de la pensión por parte de los jubilados por el Régimen General de la Seguridad Social es otra ventaja que destaca Javier Alcaide , consultor independiente de planificación estratégica y proyectos Internacionales.

“Esta posibilidad me da la oportunidad de mantenerme al día, de hacer solo los trabajos que me atraen y obtener un complemento a la pensión. Tiene una limitación relativamente importante que es la obligatoriedad (que hay que cumplir a rajatabla) de que la facturación en términos anuales sea inferior a doce pagas del salario mínimo mensual, si se quiere mantener la percepción de la totalidad de la pensión y la total ausencia de cotización a la Seguridad Social”.

Mayor satisfacción

Al no depender de nadie, el freelance puede llegar a sentirse más autorrealizado desde un punto de vista laboral y personal. Ver cómo su esfuerzo individual tiene una recompensa es siempre satisfactorio. Así pues, se puede convertir en un verdadero acicate para crecer en nuestra profesión y lograr un bienestar mayor en la vida de cada individuo. Al principio puede suponer una carga de trabajo muy elevada, pero, si todo marcha bien, se obtiene una gran satisfacción.

Cuando llevas unos cuantos años y los clientes ya te conocen, los resultados son excelentes”.

Para Lourdes Mateo, psicóloga y coach ejecutiva en Psiquesi, ser freelance es determinante “para crear servicios únicos y diferenciadores. Da libertad, al poder hacer intervenciones y trabajos en los que  yo decido. Creando seguridad y competencia. Puedo elegir qué hacer y qué no hacer, qué habilidades y actitudes adoptar ante los distintos clientes. Después de unos cuántos años como autónoma, puedo permitirme adaptarme y ofrecer servicios muy personalizados y acertar en el diseño y creación de estos. Los clientes son los que mandan, por supuesto, como en cualquier empresa; son los que dictan las necesidades y yo puedo reescribir el servicio demandado y dar en la diana”.

“No nos enseñan a ser nuestros propios jefes y, si bien el ser tu propio jefe mola, hay muchas cosas (fiscalidad, labor comercial o networking, marketing digital, gestión de financiera, sin contar con el desgaste emocional que supone en muchas ocasiones) para las que no estamos preparados. La buena noticia es que se pueden aprender”, explica Martín Farina, leadership & training freelance consultant en Bujlan & Partners, quien considera que “una vez comienzas a trabajar como freelance, te vuelves “incontratable”. Una vez que has probado las ventajas y las desventajas del freelance, el camino inverso hacia un puesto de trabajo “fijo” se hace muy difícil.

Con todo esto en mente, ser autónomo no solo se trata de una opción personal, sino de una opción del futuro. El pleno empleo y el trabajo para toda la vida es una quimera que, sencillamente, no volverá. Por lo que los freelances tenemos que buscar opciones de mercado, que no pueden cubrir la gran empresa, y cambiar un jefe por cien clientes que nos aporten todo lo anterior”.

 

IOR Consulting

IOR Consulting

IOR es una plataforma única de profesionales independientes que forman una exclusiva comunidad de expertos con el fin de hacer más fácil, al profesional independiente y a potenciales clientes, establecer contacto y realizar negocios.

Leave a Reply