Artículos

El Mindfulness más allá del control del stress en el trabajo

Por 25 enero, 2021No Comments

Artículo de Marián Blanco, consultora en Innovación y RRHH

Marián Blanco

Desde hace unos 15 años en España y más de 20 en USA, son cada vez más las empresas y todo tipo de organizaciones las que realizan cursos y formaciones en Mindfulness para sus trabajadores y estudiantes. Desde el parlamento británico y la Universidad de Harvard hasta la NASA, pasando por las empresas más punteras a nivel mundial como Apple, Google, Nike, Procter & Gamble, eBay, McKinsey, Twitter o AstraZeneca, están aplicando ampliamente programas de mindfulness de forma sostenida en el tiempo. En España empresas como Iberdrola, Endesa, Repsol, Mahou San Miguel, Sodexo, Naturgy, Allianz Seguros, Cetelem, L’Oreal, Altadis, BBVA o Bankinter también lo están haciendo.

El mindfulness sólo en Estados Unidos generó, en 2.017, unos 1.190 millones de dólares, según la consultora de análisis e investigación IBISWorld. Independientemente de este volumen de facturación, lo que parece claro es que este negocio es fruto de una aspiración individual y global a la serenidad, que se ha convertido a nivel social en tendencias como “calm marketing”, “calm design” o “calm technology”. Todos estos conceptos se refieren a un marketing, publicidad y tecnología menos intrusivos y más humanos que aporten más valor, siendo respetuosos y estando al servicio de la persona a la que se dirigen.

Independientemente de este movimiento global, ¿qué es el mindfulness y cuál su aportación? ¿Cómo puede sernos útil?

Para poder dar respuesta a esto vamos a empezar por qué es el mindfulness y cuál es su historia

Mindfulness significa “atención plena” a lo que podríamos añadir “al aquí y ahora”. La atención plena al aquí y ahora implica estar focalizado al máximo, evitar la dispersión, concentrar toda la energía y recursos en el objetivo presente, utilizar todo el potencial creativo y manejar el estrés de forma efectiva.

El origen del mindfulness no proviene del mundo laboral y, aunque ahora está de moda, es una disciplina realmente muy antigua. El mindfulness, tal y como lo conocemos, surgió inicialmente en Estados Unidos dentro del campo de la medicina y la biología, en universidades del Estado de Massachusets, para ayudar en el tratamiento de enfermedades a las que el stress afecta de forma importante como la hipertensión arterial. La persona que lo popularizó en Occidente es el microbiólogo Jon Kabat-Zinn que lleva desde los años 70 trabajando en esta área. Este profesor del MIT creó la técnica de reducción del estrés basada en la atención plena, conocida como REBAP en español o MBSR, Mindfulness Based Stress Reduction, en inglés.

El mindfulness se asocia a la meditación con su origen en filosofías y prácticas orientales que tienen más de 2.500 años. Siddharta, al que nosotros conocemos como Buda, el Iluminado, comenzó a plantearse la relación entre mente, dolor y sufrimiento. Lao Tse nos dice que si sufres es porque vives en el pasado, si tienes ansiedad es porque vives en el futuro y si estás en paz es porque vives en el presente. Todas estas filosofías tienen en común la creencia de que en el presente está la solución. Solo desde el presente podemos crear un orden distinto de la realidad y ampliar nuestra forma de ver tanto el mundo como nuestra propia situación. Muchos occidentales, como el Dr. Herbert Benson, se dirigieron al mundo oriental y vieron como las prácticas relacionadas con la meditación de los monjes budistas podían reducir la actividad del sistema nervioso simpático, relacionado con el stress, e incrementar la actividad de las áreas del cerebro relacionadas con la creatividad, el pensamiento superior y la mejora de la conectividad entre los hemisferios cerebrales.

A pesar de que mindfulness se ha asociado a meditación, que es solo una de sus prácticas fundamentales, no tiene un componente religioso ni occidental ni oriental. En realidad, es completamente laico. Pretende a través de estas prácticas ayudar a gestionar el stress, el dolor y las emociones difíciles para aumentar la serenidad, la consciencia y la comprensión tanto propia como de los demás y el entorno. Estas prácticas nos permitirán tomar mejores decisiones, vivir más centrados, ser más flexibles e incluso establecer nuevas redes neuronales.

Además del MBSR, en los años 90 surgió el TCBM, terapia cognitiva basada en el mindfulness. John Teasdale, Mark Williams y Zindel Seagal fueron sus creadores partiendo del MBSR de Kabat-Zinn. Se trata de usar el Mindfulness, para estar en el aquí y el ahora, liberando la mente de tensión y stress, y la terapia cognitiva para cambiar los patrones de pensamiento que subyacen en los problemas psicológicos y emocionales.

Como vemos muchos tipos de personas por diversas razones practican el mindfulness, el propio Kabat-Zinn entre ellos. Algunas personas muy famosas como Steve Jobs, Bill Gates, Katy Perry, Kobe Bryant, Richard Gere o Jack Dorsey han contribuido a popularizarla y muchos de ellos, CEO’s de empresas importantes, lo han llevado a sus compañías.

mindfulness trabajo¿Cuál es el beneficio del Mindfulness en el Trabajo?

Ya sabemos que el stress es una de las causas de disminución del bienestar de los profesionales a nivel individual y también de disminución de la productividad a nivel empresarial. El stress influencia tanto en la productividad y en la calidad del trabajo, como en la enfermedad y, por lo tanto, en el absentismo laboral y en una mala calidad de vida personal.

En este sentido, la Agencia Europea de Seguridad e Higiene en el Trabajo manifiesta, que más de la mitad de los trabajadores europeos consideran que el estrés es un elemento común en su trabajo, y que alrededor de la mitad de todas las jornadas laborales perdidas es atribuible a los efectos del stress.

La pregunta entonces sería cómo podemos responder a las exigentes demandas del entorno sin caer en el stress y sus consecuencias negativas. Hay múltiples formas depende del punto de donde partamos. Lo que sí está claro es que para poder conseguir este objetivo se hace fundamental lograr una mayor claridad mental que nos permita conseguir mejores decisiones desde una mayor comprensión de nosotros, de los demás y del entorno. Esto nos facilitará actuar de una forma más flexible, adaptada y creativa, lejos de modelos reactivos y patrones caducos. Lo que nos ayudará a un rendimiento más sostenible, a una mejor gestión emocional y comunicación con los demás. En esto, el Mindfulness es una herramienta fundamental.

Evidentemente el mindfulness no es una panacea universal, como a veces se ha pretendido vender; pero, sí aporta beneficios a cualquier trabajador. Esencialmente son estos 8:

  1. Mejorar y proteger la capacidad cerebral. El mindfulness aumenta la densidad axonal, las conexiones entre células, y el crecimiento de la mielina según estudios de la Universidad de Oregón, realizados en 2.010
  2. Estar más focalizado y concentrado en las metas
  3. Tener mayor claridad mental para tomar mejores decisiones
  4. Potenciar la inteligencia emocional, gestionando mejor el estrés
  5. Mejorar la capacidad para gestionar los cambios con efectividad
  6. Mejorar la seguridad en uno mismo
  7. Potenciar habilidades como la empatía, la comunicación y la generación de confianza
  8. Incrementar la capacidad creativa e innovadora

Con una buena guía empezar con el mindfulness es muy fácil y las personas, que asisten a las formaciones que se imparten en las empresas, las valoran muy satisfactoriamente. Prueba de ello es que las empresas que comienzan con la práctica del mindfulness suelen mantener dichas prácticas de modo estable en la compañía.

Para finalizar os dejo con las frases de 3 famosos practicantes del mindfulness. Ellos hablan de la práctica de la meditación, pero hay más prácticas que la enriquecen y que nosotros usamos en las formaciones. Os invito a formaros vuestra propia opinión, probando sus efectos por vosotros mismos.

“Las experiencias que aprendí de la meditación me ayudaron a cambiar mi forma de vivir, modificando la percepción que tengo de mí mismo y de los demás. Lo que más recuerdo es que debemos vencer nuestros miedos.” (Keanu Reeves)

“Las excusas te conducen al fracaso. Medito porque me ayuda a calmar mis pensamientos, controlar mi estrés y a centrarme en el momento”. (Pau Gasol)

“La meditación más que nada en mi vida fue el mayor ingrediente de cualquier éxito que haya tenido”. (Ray Dalio, fundador de la empresa de inversiones Bridgewater Associates)

 

Sobre la autora

Marián Blanco es licenciada en Psicología del Trabajo y las Organizaciones, Master en Dirección de RRHH y Organización, Agile Scrum Master, Agile Product Owner y Agile Leadership por la Scrum Alliance, PNL Practioner, Business Design, Startup & Design Thinking por H2i, Instructor de Lego Serious Play y PDD por el IESE. Marián lleva trabajando más de 20 años en las áreas de RRHH e Innovación tanto en empresa como en consultoría. Además, es coach personal y organizacional.

IOR Consulting

IOR Consulting

IOR es una plataforma única de profesionales independientes que forman una exclusiva comunidad de expertos con el fin de hacer más fácil, al profesional independiente y a potenciales clientes, establecer contacto y realizar negocios.

Leave a Reply